Un Lugar en el Caribe

Updated: Feb 28, 2019


Un Vistazo de Cerca a Juan Carlos Fanconi

Este verano con Auge Boga tuvimos la oportunidad de ser invitados a formar parte de la tercera película de Juan Carlos Fanconi, “Un Lugar en el Caribe”. Ya con una amplia carrera y dos películas más sobre sus hombros, Almas de la Media Noche y El Xendra, Juan Carlos le apuesta al todo en la que hasta el momento será la producción más grande que se haya hecho en Honduras.

La película es un drama-romance, trata de Gael, un escritor que vive en Los Ángeles y viaja a Roatán con el fin de terminar su nueva historia, ahí conoce a Camila, la novia de su mejor amigo y comienzan un romance, a la par de ellos vemos dos parejas más. Sofía y su padre llegan a la isla en un crucero en donde conoce a Paolo, dueño de un hotel. Marcelo, el padre de Sofía conoce a Ángela la dueña de un bar en West End. A medida en que se desarrolla la historia iremos viendo quienes se van y quienes se quedan.


¿Porque escogiste Roatán?

JF: Lo principal es porque la historia se desarrolla en una playa y ya que es un romance de playa  obviamente escogí  a Honduras porque es mi país y Roatán es de lo mejor que tenemos. Otra cosa que lo determinó es que es un lugar accesible a nivel de producción.

¿En qué lugares de Roatán te enfocaste para grabar la película?

JF: Las historias están divididas según el estilo de vida de cada personaje, con Camila y Gael buscamos un ambiente más rustico y nos fuimos a bares y restaurantes de West Bay y parte de Sandy Bay. La historia de Paolo y Sofía ya tiene un nivel más alto así que nos enfocamos en lugares más elegantes como Pristine Bay, las instalaciones de Verandas y la Casa de Paolo que fue en el hotel Fuego del Mar que es muy lindo. Para Ángela y Marcelo nos fuimos más a las calles de Roatán, Coxen Hole, West End, tratamos de sacar mucho a los habitantes de Roatán y la vida de la isla en esta última historia.

¿A vos, como director, donde te gusto más grabar?

JF: Donde se hicieron las mejores tomas quizás fue West Bay, por el color del Agua y a nivel de fotografía se logró un muy buen trabajo, tenemos también las instalaciones de Verandas que eran muy elegantes, pero en general creo que West Bay fue mi favorito, en sí todo, las playas, los lugares, la combinación con la fotografía o por ejemplo grabar en Vintage Pearl que es un lugar muy bonito.

¿Contanos de los actores, vimos muchos extranjeros, de donde viene esta decisión?

La idea de la película era hacer algo que está más de moda que son las Co-producciones que es cuando se involucran más de dos países, la producción en sí es hondureña, pero trabajamos con actores latinos y tratamos de buscarlos en países en donde haya alto movimiento de cine como México y Argentina. De Argentina tenemos dos actores muy importantes, uno que es uno de los actores más grandes del cine latino, Gaston Pauls y también tenemos a Rodrigo Guirao que está  con mucho Auge no solo en Argentina, sino también en la televisión italiana. La idea era realmente una película latina, me gusta mucho la idea de combinar nacionalidades, ya lo hice una vez, para la película El Xendra,  esta vez se trataba de una historia en la que extranjeros llegan a Roatán y por eso también se prestó a combinar nacionalidades. Con esto también le abrimos la puerta al cine hondureño a exponerse en otros países y ver una diversidad de actores.

















¿Cuáles fueron los retos y las buenas experiencias de la producción?

JF: Pues en esta producción yo sentía por primera que estaba en una producción grande, ya era algo con más trabajo y más retos. Teníamos actores de varios lados como ya lo hablamos y estos venían con otras exigencias, aparte contábamos con un equipo más grande, más de 35 personas en set, que manejarlos a todos era un reto en sí. También la historia nos pedía muchas locaciones y bastante movimiento de imagen, bastante escena dentro película que requería de más días de locación y más tiempo de trabajo de todas las partes como continuidad, logística, vestuario, maquillaje, etc. Pero aun con todos los retos logramos salir con 56 días a tiempo y como director me deja muy contento y sé que el equipo también. Lo que más podría decir que nos afectó  fue el clima, pero no tuvimos  algo que pueda decir como una desgracia o falta de coordinación por suerte. En cuanto a las buenas experiencias pues era todo, pero en sí las anécdotas con los actores y con la producción, era muy divertido, aun en momentos de tensión siempre nos estábamos riendo.

¿Qué anécdotas divertidas recordas que nos podas compartir?

JF: Pues recuerdo una con Daniel Zacapa, el último día que él tenía una escena en la que estaba borracho así que se tiró al suelo con una silla y dijo que iba a hacer la escena desde el piso, nos causó mucha gracia a todos. Otra que recuerdo fue cuando una persona de producción se llevó el equipo de cámaras con el carro y nos paralizo a todos, por suerte no pasó nada grave y solo nos dio un momento de risa.

 Noté que habíamos varios jóvenes en el proyecto, ¿Esto fue casualidad o fue algo que ya querías que así fuera?

JF: Pues no, pero siempre noto cuando voy a festivales de cine en Latino-América que hay bastantes jóvenes profesionales del cine, a diferencia de Estados Unidos que ya llevan más tiempo, ahí ves gente mayor. Pero también una ventaja de trabajar con jóvenes es su creatividad que es bueno tenerla.

Ya hablando un poco más de vos, vemos que la temática en esta película cambia bastante de la de tus otras producciones, ¿Cómo llegaste a esto?

Pues talvez eran los objetivos, en El Xendra yo lo que quería era entrar a festivales. Esa historia la tenía hace tiempos y para mí era interesante hacer ese tipo de películas en ese momento y se logró el objetivo. Ahora yo quería salir con algo más comercial, las historias más directas para el público son el drama, romance, comedia y acción y a veces terror, pero aun este no es tan fácil de digerir. Yo aquí quería probar un tema más directo y te diré que el tema se me ha hecho más cómodo para escribir. Las otras películas las escribí más joven, cuando tenía 18 ò 19 años me quede con los libros que leía de pequeño que eran terror y ciencia-ficción y creo que si he cambiado un poco al ir creciendo, me interesa más tocar temas más profundos, personajes más complicados.













Quizás sea muy pronto pero, ¿Tenes ya tu próximo proyecto en mente?

JF: No, la verdad no. Hay un proyecto que está en proceso en Estados Unidos, que también era diferente al anterior, inclusive se comenzó antes de esta producción, era un thriller policial, es un proyecto que ahí está pero todo depende del rumbo que tome este, si veo que el drama me funciona bien entonces quizás podría no arriesgarme a cambiar la temática y desarrollar otro igual.

¿Dónde y para cuándo podremos  ver esta película?

JF: La película está programada para estrenarse entre Abril y Junio del próximo año, la podrán ver en todos los cines de Honduras, al igual que en todo Centro America, esto fue algo que ya logramos con El Xendra y también esperamos lograr entrar a varias partes de Latino-America.

En Auge Boga tenemos mucho público joven y muchos artistas que nos siguen, ¿Qué consejo le podes dejar a todas estas personas que están incursionando en el cine?

JF: Mi consejo es que no hagan tanto caso a las personas y sigan sus instintos, como dicen varios filósofos, nunca dejes que otros te digan que hacer, eso es lo que más he aprendido. Siempre te dirán que no hagas algo o que algo no te va resultar y si yo hubiera hecho caso no tendría 3 películas. Esta es una gran satisfacción, por más difícil que se vea o por más momentos malos que atraveces. Uno tiene altos y bajos y todos los que yo he tenido en la carrera sé me han ayudado a aprender y si no existen errores no vas a poder lograr las cosas más grandes que querrás hacer. 


0 views

"Auge Boga Fashion Magazine" es una publicación de Grupo "Kultur" 

www.grupokultur.com 

Todos los Derechos Reservados