Celebrate who you are:

no más paradigmas

Artículo:

-Bryan Rodríguez 

 

Modelos 

-Emily Palma 

-Elias Donaire 

-Fotografía y edición 

-Kelvin Avila 

-Henry mata 

Estilismo y dirección de fotografía 

-Henry Mata 

Locación:

-Hostal La Hamaca 

Vestuario:

-Minimal animal 

Piezas curadas Por:

-Henry Mata

-Daniela Fajardo.

El ser humano siempre ha sido objeto de prejuicios, estigmas y estereotipos; sin embargo, en una década donde ser tú mismo es la máxima expresión de belleza, resulta patético juzgar a las personas basándonse en su apariencia.

La ropa solía simbolizar lo masculino o femenino, en la actualidad la moda desconoce géneros. A diario todos nos sumergimos en un proceso de auto-proyección, desde las prendas de vestir que lucimos hasta los accesorios que complementan el look, todo, absolutamente todo, habla de nuestra individualidad.  

Algunos deciden adornar sus cuerpos con tinta, y digo adornar porque esa es la verdadera función o propósito de un tatuaje. A finales del siglo 19 los marinos eran tatuados con un ancla, la razón es simple, era parte de la iconografía que los rodeaba.

Aunque los tatuajes se asociaban meramente con la figura masculina, hoy en día la mujer transgrede esas barreras de género al transmutar lo que la sociedad dictaba. Durante años estas personas han tenido que luchar contra la infamia que la sociedad ha creado en cuanto a las expresiones artísticas que llevan en su piel.

El mundo ha mantenido una fuerte lucha en contra de la discriminación, ya sea por religión, color de piel e incluso clase social; sin embargo es paradójico denunciar causas como estas cuando se siguen creando conceptos erróneos hacia las personas tatuadas.

Muchos son los que juzgan, pero pocos se toman el tiempo de indagar en la historia del arte corporal.

Parte de mantener una sana convivencia es respetar lo que cada quien hace con su cuerpo; el mismo temor de adaptarse a lo novedoso es lo que incentiva a la comunidad a rechazar este medio de expresión artística.

Todo ser humano necesita pertenencia, identidad y autenticidad para manifestarle al mundo su manera de ver la vida.

Nuestra sociedad necesita tatuarse una mariposa en el alma para iniciar un proceso de metamorfosis que finalmente lleve al rompimiento de todo paradigma contra el tattoo.

¡Celebremos la belleza de ser únicos e irrepetibles!

"Auge Boga Fashion Magazine" es una publicación de Grupo "Kultur" 

www.grupokultur.com 

Todos los Derechos Reservados